El Corazón

Reads: 46  | Likes: 0  | Shelves: 0  | Comments: 0

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Status: In Progress  |  Genre: Adult Romance  |  House: Booksiesilk Classic Group


¿Por qué estoy parado aquí? Yo pensé a sí mismo. Mi mano solo pulgadas lejos de tocando en esa pinche puerta. Estoy casada. ¿Estoy dejando mi esposo? Pues, la verdad…no sabía. Él y yo teníamos tiempos buenos, recuerdos malos. Eso es normal. Pero hay algo sobre este hombre detrás de la puerta. Algo que no puedo ignorar. Algo que no quiero ignorar. Me siento nerviosa mientras yo toco en la puerta muy lentamente. 

Él abre la puerta rápido. Estaba esperando por mí. No sé si es posible a sentir más nerviosa, pero me pongo más nerviosa. No necesito estar aquí. ¿Por qué estoy aquí? Me sonríe. Su cara hermosa me hace sentir débil. No es tan tarde. Todavía puedo salir. “Vas a entrar?” El me preguntó. No pude hablar ni pensar. No vi él por mucho tiempo. Casi un año. Yo estaba tratando de dejarle solo. Yo quería realmente estar contenta con mi esposo para hacer las cosas mejores. Pero este hombre aquí nunca esta lejos de mis pensamientos. Yo amo mi esposo y este hombre también. No se como es posible.

No me muevo. “Vas a pararse afuera?” Él está sonriendo todavía. Mis piernas son débiles. “Es que…,” no puedo explicar como me siento. No tengo palabras. “Estás nerviosa?” Me pregunta. “Pues, si y no. Estoy muy feliz a verte. Te ves muy bien. Solo es que yo sé que no debería estar aquí.”

“¿Por qué estás aquí entonces?”  No respondo. “Vente adentro de la casa. Podemos hablar más cómodos ahí. ¿Ok?”  Camino adentro y él cierra la puerta. Me siento en el sofá y él se sienta a mi lado. Yo recuerdo bien estas paredes. Los detalles del cuarto y que pasó aquí también. Toca mi pelo y yo brinco.  “¿Te asuste?” Estoy tan nerviosa. “¿Qué tienes?” Me pregunta. Yo suspiro. “Tu esposo? Mira, yo sé que tu amas a tu esposo. Pero también lo sé que hay amor para mí también. Y tal vez estoy egoísta y aprovechándolo. Pero no me arrepiento. Yo estoy muy feliz que venías a verme. Muchas gracias por eso.”

“Es cierto que te quiero, pero no tengo el tiempo para darte. No como te lo mereces. Yo venía a decirte que estás libre a buscar otra mujer. Alguien que puede darte su tiempo y todo su amor,” yo digo. “Ya no me quieres?” Me pregunta. Siempre te quiero. Siempre pienso en ti. Quiero estar en tus brazos. Pero no puedo tener todo que yo quiero. No puedo tener dos hombres. “No,” yo miento. “Mentirosa. ¿Sabes que eres una mentirosa horrible?”

“No importa. Nuestra relación es egoísta. Yo necesito irme. Solo quería decirte que estás libre. Yo quiero que encuentras tu felicidad, pero no puedo ser una parte de eso.” Me siento muy triste mientras digo estas palabras. Me paro y camino a la puerta. Él me sigue. “No te vayas, porfa.” Puedo oír la tristeza en su voz. “Tengo que irme. Lo siento. Solo quiero que estás feliz.”

“Mujer, no entiendes. Tu eres mi felicidad. No quiero otra. No te vayas. ¿Por favor?” Me ruega. “Estoy seguro que mi esposo siente lo mismo. No quiero lastimarle ni a ti tampoco. Pero tengo que lastimar alguien en esta situación.” Toma mi mano en suya. “No tienes que decir adiós a mí, ni a tu esposo. Puedo compartirte. Yo se que no vamos a tener mucho tiempo juntos, pero es mejor que nada. ¿No te vayas, porfa?”

Me lleva al sofá y me siento otra vez. “No te vayas,” repite mientras besa mi carrillo. El otro carrillo, luego la frente, nariz y por fin la boca. Lo dejo besarme. Me encantan sus besos. Lo beso también. “Realmente quieres dejarme?” Ahora está besando mi cuello y abriendo mi chaqueta. Él tira la chaqueta al piso. Está desabotonando mis jeans. Pongo mis manos encima de suyos. “Espérate un rato.” Me mira a los ojos. “¿Quieres que me detenga?”

“Más despacio, por favor.” Él asiente. “Lo siento, amorcito. Perdóname.” Amo su toque, pero tengo que darme más tiempo para controlarme. Pues, si quiero controlarme o decir no. Yo creo que quiero ir hasta el final con él. Y es claro que él quiere la misma cosa. Me paro y camino a su cuarto. Más adentro de la guarida del león. Estamos jugando con fuego. ¿Es mi culpa que nuestra pasión es como un fuego muy caliente? Culpa de los dos, creo.

Entró en mi vida durante un tiempo que mi esposo y yo estuvimos separados. Y yo solo estaba buscando alguien para detener la soledad, pero los sentimientos crecieron. A veces cosas pasan que nadie puede controlar. Ahora cosas son mejores con el esposo, pero pienso en este hombre también. La verdad, solamente es que estoy egoísta. Quiero que no puedo…que no necesito tener. Yo sé que estoy haciendo va a lastimar el esposo, pero creo que una parte de mi mismo quiere venganza por las cosas que pasó en el pasado. Me lastimó mucho y ahora quiero que él siente lo mismo dolor. A veces pienso que, si el esposo tiene lo mismo dolor, realmente puede entender como me lastimó muchas veces.

Por eso, me hace pensar: ¿Si estoy haciendo eso porque quiero el otro hombre o si quiero lastimar mi esposo? Si es la primera opción, me hace egoísta. Si es la segunda opción, me hace mal de la cabeza. Pero ni modo. No importa cual razón tengo, solo quiero estar en sus brazos esta noche. Tal vez voy a sentir culpable después. Claro que sí, yo voy a sentir muy mala, pero no quiero pensar en eso en este momento. Solo quiero sentir sus labios y manos en todas partes de mi piel.

Me acuesto en su cama y viene encima de mí, besando mi piel. La línea de la mandíbula, la garganta y el cuello. Me muerde suavemente. “Porfa, no me das marcas.” Él no tiene que ir a casa de otra persona. “Quiero marcarte como mi territorio, pero no lo voy a hacer.”

Ahora su mano está dentro de mis calzones, tocando mi piel. El otro mano está desnudárseme. “Viniste aquí por esto, ¿verdad?” Si. Un mil veces, sí. Solo para ti a llevarme a cielo, si solo por un rato. Oh, cómo odio y amo este momento.

“Amor, ¿por qué estás llorando?” Odio a mí mismo, mis sentimientos, mi culpa y mis pasiones. “Tengo que irme. Mira, siempre voy a amarte. Eso lo sé. Es verdad. Pero no puedo verte otra vez. No me buscas. Borra mi número, porfa.”

Corriendo fuera de su casa, entro a mi coche. Me está viendo de su porche. Su cara está triste. Me está rogando que no vaya con sus ojos. Ignorando su dolor y el mío, yo manejo lejos de él. Nunca voy a regresar. Nunca voy a verle otra vez. Y odio mi mismo por eso.


Submitted: June 28, 2021

© Copyright 2021 Pandita95. All rights reserved.

  • Facebook
  • Twitter
  • Reddit
  • Pinterest
  • Invite

Add Your Comments:

Other Content by Pandita95

Book / Adult Romance

Book / Adult Romance

Book / Adult Romance